Heroicidad Moderna

KICK-ASS-2-Image

Cuando empecé con esto del blog, lo ideé únicamente con el propósito de escribir sobre series, pero qué coño ¡Me encanta Kick-Ass y voy a escribir sobre Kick-Ass!

Con una mezcla entre nostalgia e inocencia, recuerdo la primera película y los prejuicios que tenía antes de verla ¿Superhéroes y frikis? Menuda abominación puede salir de aquí, típica película de humor estúpido sin gracia, pensé. Acabé maravillado. He de reconocer, casi con vergüenza, que ninguna película me ha sorprendido tanto como lo ha hecho esta. Kick-Ass combina con elegancia el drama y la comedia, como una montaña rusa que no marea pero si divierte. Una joya (absurda) desconocida e infravalorada.

Pero estamos aquí para hablar de su secuela. Kick-Ass 2 es exactamente como te la esperas. Más Hit-Girl, más humor y no tan buena como su antecesora. La primera parte jugaba con ventaja ¿Quién iba a pensar que Kick-Ass fuera a ser tan buena? El factor sorpresa desaparece en esta ocasión y es sustituido por un sentimiento de disfrute. Ya sabemos lo que vamos a ver, sólo toca disfrutar mientras lo hacemos.

Tristemente, o no, Kick-Ass 2 abandona los senderos dramáticos y se adentra, más bien, en otros más cómicos, renunciando así a esa profundidad humanística que caracterizaba a la precuela. Sin embargo esta elección convierte a la película en una grandísima opción si lo que quieres es pasar un buen rato. Kick-Ass 2 no sólo entretiene, divierte. Si hay que algo que engrandece su estela, es la capacidad que posee para reírse de si misma sin caer en el patetismo de películas como Epic Movie. En Kick-Ass 2 hay cabida para One Direction, Justin Bieber, frikis rusas y demás fauna absurda. Genial.

En contraste con la primera, nos encontramos con una película menos redonda. Era de esperar por supuesto. La trama avanza un poco a trompicones, sin rumbo en algunas ocasiones y el guión muchas veces flojea, sin embargo su exagerada comedia y el bien resuelto, aunque cansino; transfondo moral, maquillan el resultado final.

En un mundo donde los héroes de Hollywood van vestidos de robots, con capas de explosiones e hinchados a esteroides, encontrar una propuesta tan fresca, tan descarada y tan original como Kick-Ass 2 nos ayuda a creer en que un Hollywood mejor es posible.

Advertisements